La Competencia Digital del Docente 3.0

El reto de enseñar en la era digital

La Sociedad Digital

“La máquina es la continuadora de la herramienta […] la proyección de los órganos ha encontrado en la máquina una poderosa aliada.”

En 1887 el filósofo alemán Ernst Kapp ya vaticinaba el protagonismo que la tecnología adquiriría en nuestras sociedades un siglo y medio después. Así lo reflejó en su obra Líneas fundamentales de la filosofía de la técnica.

Esta impactante hipótesis, la alianza entre la mente y la máquina, es ya una realidad ineludible en nuestros días que ha alterado “[…] de forma fundamental el modo en el que nacemos, vivimos, aprendemos, trabajamos, producimos, consumimos, soñamos, luchamos o morimos.” El sociólogo español Manuel Castells también acertó de pleno con su definición de la actual sociedad red.

Internet como factor clave de la sociedad digital, se ha convertido en un bien de primer orden. Solo en España su nivel de penetración alcanza hoy al 82% de la población, 37,87 millones de habitantes. Y las cifras van en aumento.

La irrupción vertiginosa de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) ha transformado para siempre nuestra sociedad, la forma en la que nos relacionamos con el mundo, creamos y adquirimos conocimiento.

La proliferación tecnológica avanza inexorable al ritmo de la ley de Moore, y en paralelo, impulsa el desarrollo de la Economía del Conocimiento (Knowledge Economy).

Dentro de este nuevo paradigma, el sector educativo se posiciona como centro neurálgico y garantía de ajuste entre el progreso del conocimiento y las nuevas exigencias de un mercado laboral cada vez más especializado.

“Una economía de consumo debe ser también una economía de objetos y de conocimientos que envejecen con rapidez.” Esta reflexión de Zygmund Bauman sobre la obsolescencia acelerada del conocimiento es un fiel reflejo de las bases ontológicas de la sociedad líquida de nuestros días.

Aprender a aprender a lo largo de toda la vida se ha convertido en un requisito imprescindible si se aspira a ser ciudadano y partícipe activo de pleno derecho en el siglo XXI.

La universalidad del lenguaje digital ha permitido el acceso ilimitado a la información y a entornos de comunicación horizontal y ubicua en donde el intercambio no cesa.

La cultura material se ha transformado en digital.

La sociedad de conocimiento funciona a partir de una nueva lógica que gira en torno al doble rol del usuario, como receptor y productor de la materia prima capital, la información.

Pero, ¿la sociedad está preparada para convertir la información en conocimiento? Esta es la clave en la que entra en juego la competencia digital de la comunidad docente.

La Competencia Digital y sus dimensiones

En su papel de observatorio mundial de las transformaciones sociales, la UNESCO publicó en el año 2012 Replantear la educación ¿Hacia un bien común mundial?, un plan estratégico en el que hacía mención directa a la necesidad de difundir el aprendizaje de la competencia digital en los entornos educativos:

“El mundo está cambiando: la educación debe cambiar también […]

  • La tecnología, en particular internet, debe aprovecharse plenamente. Las escuelas, las universidades y los centros de formación profesional y deben mejorar el acceso a la educación a través de recursos educativos abiertos.
  • Estas reformas deben recibir el apoyo de profesores bien formados, motivados y emprendedores.”

En esta misma línea de actuación el Marco Común de Competencia Digital Docente sitúa al docente del siglo XXI en el centro del sistema de transmisión de la competencia digital.  

En su última versión, publicada en octubre de 2017, define la competencia digital como “una de las 8 competencias clave […] para ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de toda la vida.”

Este Marco define las 5 áreas que componen la competencia digital:

  • Información y alfabetización informacional.
  • Comunicación y colaboración.
  • Creación de contenidos digitales.
  • Seguridad.
  • Resolución de problemas.

A su vez, dentro de estas 5 áreas se integran 21 competencias en 6 niveles competenciales de destreza:

  • A1-A2. Nivel básico
  • B1-B2. Nivel intermedio
  • C1-C2. Nivel avanzado

El Rol del Docente 3.0

El nuevo contexto hiperconectado exige la revisión de la función social del colectivo docente para adaptarla a las nuevas exigencias socioeconómicas, culturales y tecnológicas del siglo XXI.  

Sin docentes 3.0 no habrá sociedad del conocimiento. Sin su competencia profesional, el futuro “nacerá muerto o será deforme”.

Dar el gran salto, convertirse en el docente que la sociedad del siglo XXI necesita, requiere una alta capacitación en competencia digital, con especial énfasis en el dominio del software libre, la gestión del conocimiento, la creación de recursos educativos abiertos (REA) y el desarrollo de entornos colaborativos.

Adquirir y transmitir la competencia digital será imprescindible para transformar la información en conocimiento.

En este proceso, el docente asume un papel decisivo y trascendente.

E-Learning como escenario clave

La tendencia de consumo de contenidos formativos on-line está en alza.

Según los datos de la última Encuesta del INE sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares en España 2017, el 26% de los usuarios de internet accedió a materiales de aprendizaje on-line y el 15% se formó a través de sistemas e-learning.  

En los próximos años la capacitación digital docente adquirirá su máximo potencial de impacto social dentro de los entornos virtuales de e-learning.  

Por su particular esencia, estas plataformas facilitan la evolución hacia el nuevo rol 3.0, el de guía que acompaña al estudiante en el proceso de enseñanza-aprendizaje y facilita su desarrollo integral desde una doble dimensión:

  • La adquisición de nuevos conocimientos.
  • El entrenamiento de las competencias digitales.

Las plataformas y metodologías e-learning favorecen la implantación de nuevas estrategias didácticas con el foco puesto en la consecución de esta doble dimensión.

La cultura maker en entornos virtuales, el desarrollo de espacios de aprendizaje colaborativo y la aplicación de técnicas de gestión del conocimiento, son solo algunos ejemplos de estrategias que promueven la adquisición de las competencias digitales necesarias para construir sociedades con progresión de futuro en el nuevo paradigma de la Economía del Conocimiento.

El avance social dependerá de la capacidad de sus miembros para aprender creando, compartiendo y transformando la ingente cantidad de información disponible.

En este sentido, será necesario dar respuesta a los dos grandes desafíos que se plantean en el horizonte próximo:

  • El desarrollo y expansión de los entornos de aprendizaje e-learning como uno de los escenarios clave de la enseñanza del futuro.
  • La consolidación de las nuevas bases de un liderazgo docente que contribuya de forma decisiva al progreso de la sociedad postmoderna en permanente cambio.

Fuentes

Resumen

Adquirir y transmitir la competencia digital será imprescindible para transformar la información en conocimiento.

¿Qué te ha parecido el artículo de Patricia? ¡Le encantará leer y responder tu comentario!

Sending
Valoraciones 5 (3 votes)

4 Comentarios

  1. Adalberta 22 marzo, 2018
  2. Luz Marina Tirado G. Luz Marina Tirado G. 23 marzo, 2018

Comentar el Artículo

¿Sigues el canal de YouTube? ¡No te pierdas ningún video!Seguir
+