Aprendizaje social digital, las Comunidades de Aprendizaje basadas en mensajería instantánea como una herramienta clave en la educación del futuro.

En la educación digital, el foco está en el aprendizaje, no en la enseñanza. Esta afirmación que parece simple tiene unas tremendas implicaciones. La primera es que el foco está en el alumno no en el profesor, la segunda que el aprendizaje es único y personal lo que implica la personalización de la educación. Y personalizar la educación es posible gracias a herramientas tecnológicas que analicen, verifiquen y apoyen para poder conseguirlo.

En este panorama de la personalización y de una pedagogía apoyada en lo digital para poner el foco en el aprendizaje, podríamos pensar que el aprendizaje al ser personal, es en soledad. Sin embargo es todo lo contrario; personal si, y social también, vivimos, como afirma Tardif en “una sociedad que aprende”. Una sociedad que cada vez más debe de aprender a aprender y hacerlo a lo largo de la vida. Esto, bajo el formato de la enseñanza tradicional se hace bastante complejo, tiene mas sentido hacerlo en formato e-learning..

Aunque mis procesos cognitivos, mis andamiajes y sistemas de categorización de nuevos conceptos son únicos, el cómo conseguirlos no necesariamente lo son. Aprender de otros y con otros no es nada nuevo en la pedagogía, el cómo sí.  Así que, ante este panorama complejo, los modelos sistémicos basados en entornos propios, personales de aprendizaje parecen ser una solución mas que lógica para enfrentar dicha complejidad.

Afortunadamente la tecnología nos brinda muchas herramientas para conseguirlo.

El ámbito educativo se está transformando cada vez mas hacia lo digital. En este sentido, la formación e-learning que, en sus inicios convirtió lo analógico a digital, cada vez más va creando su propia esencia con nuevos desarrollos metodológicos y pedagógicos, que se ven sustentados por un gran número de herramientas tecnológicas que permiten esta personalización del aprendizaje.

Plataformas LMS con multitud de funcionalidades, realidad aumentada, herramientas de proctoring, herramientas síncronas, el amplio desarrollo del mobile learning y el modelo de blockchain son claros ejemplo de ello. El e-learning no es formación a distancia, es otro modelo de formación.

Este nuevo formato educativo,  se caracteriza porque el que profesor es mas un e-mentor, un facilitador, en que el este aprendizaje se estructura mediante ecosistemas propios y es eminentemente social y compartido.

Es el momento del empoderamiento del alumno y es un hecho que una persona aprende mejor cuando es capaz de compartir información, discutir acerca de un tema, aportar conocimientos, recursos o materiales y  preguntar sobre aquello que desconoce o no tiene claro. Las teorías del aprendizaje colaborativo y del aprendizaje entre pares sustentan esta afirmación, la tecnología lo facilita.

El aprendizaje social, debido al enorme auge de los recursos tecnológicos disponibles, se ha convertido en la forma de aprendizaje preferida por una creciente número de personas. Bajo este enfoque, las redes sociales, son redes de aprendizaje, Comunidades Profesionales de Aprendizaje digital en las que, n alumnos con un interés común y un experto comparten dudas, intereses y conocimientos.

Bajo este prisma trabajamos en We Education.

El uso de Comunidades de aprendizaje con mensajería instantánea.

¿Cómo nos comunicamos hoy? Las personas han adoptado las apps de mensajería como la forma diaria, natural y continua de comunicarse. Apps como WhatsApp o Telegram están en los dispositivos móviles de la gran mayoría de las personas quienes las utilizan de manera natural cuando necesitan entrar en contacto con otros.

En el ámbito  de la educación se habla de nocivos grupos de WhatsApp de padres en colegios o de alumnos en educación superior, pero estas herramientas de mensajería pueden ser una potente herramienta de aprendizaje y de engagement  del estudiante bien usadas.

Existen casos de éxito en el uso de WhatsApp como herramienta educativa. Por ejemplo, el colegio Madrigal de Fuanlabrada en Madrid, se realizó una actividad de repaso de la historia involucrando a los padres y los alumnos mediante un grupo de WhatsApp, el IES Doctor Balmis de Alicante se utilizó como un método para la creación de una escuela de familias, SAFA de Urgell en Barcelona a creado un interesante grupo con padres de primaria y profesores y Juan Naranjo saltó a la prensa con su grupo para explicar la reconquista a sus alumnos de la ESO. Es decir que no todo es malo en la mensajería instantánea, si no hay que saber usarlo.

El uso de WhatsApp en educación tiene como primer inconveniente el que está asociado a un número de teléfono y un registro que no garantiza la privacidad, por lo que puede ser mas que invasivo. Otro inconveniente,  es que está pensado para conversaciones uno a uno, y aunque permite el uso en grupos, todos sabemos que en un grupo grande estas conversaciones se hacen ya muy complicadas. Conversaciones cruzadas, en muchos casos de personas de quienes no queremos recibir mensajes y siempre bajo la sensación de falta de privacidad: mi teléfono está en manos de todos los componentes del grupo, aunque no sean mis amigos.

Esto sobre todo, tiene especial importancia cuando hablamos de grupos profesionales o educativos. We es una solución tecnológica pensada para ser una alternativa que, sin perder las ventajas de estas herramientas pueda minimizar sus desventajas.

We  es anónimo y pensado para grupos, puedes crear temas dentro  de los mismos de tal manera que las conversaciones de un tema quedan agrupadas en este tema, y además, puedes silenciar un tema que no  te interese o salir de grupo con el mismo anonimato que entraste.

Además, cuenta con un apartado de publicaciones y con la figura señalada de un experto que se diferencia del grupo y algo muy interesante: poder usar los datos al ser propios para hacer analítica de aprendizaje.

Algunas experiencias interesantes usando We.

We en la educación superior. El caso con un grupo de alumnos de postgrado de la Universidad Europea de Madrid. El profesor de dos asignaturas del Máster de Profesorado de secundaria en formato blended learning  crea una comunidad de aprendizaje para el desarrollo de las asignaturas. Con ello se consiguió mejorar el seguimiento de los alumnos y su pertenencia al grupo y universidad.

We con los docentes InnoMATES. Se genera bajo el auspicio de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y bajo el formato de unas jornadas de innovación matemáticas una comunidad profesional de aprendizaje en la que los docentes de matemáticas nos cuentan de manera anónima y libre sus retos, buenas prácticas y posibles mejoras. Aprendemos todos de lo que hacen todos. Además, esta comunidad esta siendo analizada con la ayuda de Sum Mind una empresa de gestión de Big Data y estamos detectando patrones de aprendizaje de los profesores y su relación con los temas y la innovación, así como cuales son los temas que más les preocupan y como los afrontan.

We y la transformación digital. Republica Digital Educación está en conversaciones con nosotros para usarla como herramienta clave para crear comunidades  profesionales de aprendizaje en toda la Republica Dominicana para apoyar el proceso de transformación digital educativa emprendido por su Ministerio de Educación

En definitiva, cualquier herramienta de mensajería usada bajo el prisma de la innovación pedagógica tiene increíbles potencialidades para:

  • Generar comunidades de aprendizaje digitales, flexibles y con la figura del mentor o el profesor siendo un facilitador de aprendizajes
  • Potenciar el engagement y minimizar el abandono en los cursos de e-learning
  • Facilitar el aprendizaje colaborativo y asentar aprendizajes usando una herramienta habitual en los usuarios (está interiorizado de detrás de una conversación de WhatsApp hay una persona y es fácil participar desde un teléfono).
  • Ser el “pegamento” de modelos de aprendizaje sistémicos basados en PLEs

La educación se encuentra en un momento de cambio, donde la tecnología en un push para impulsar este proceso. No obstante, se requiere  trabajar con una base pedagógica clara. El día que el WhatsApp o el ordenador sean  usados con la misma cotidianeidad que un bolígrafo o cuaderno, que exista una clara diferenciación pedagógica, evaluativa y de acreditación entre la tradicional nomenclatura “a distancia” y el e-learning, ese día, podremos decir que se está asentando la transformación digital en la educación.



Comentar el Artículo

¿Sigues el canal de YouTube? ¡No te pierdas ningún video!Seguir
+